Jorge Hernández: Luis Hurtado: Siguiendo su propio camino

Jorge Hernández: Luis Hurtado: Siguiendo su propio camino


Sábado 05 de Agosto de 2017.-  

El base Luis Hurtado, único jugador venezolano que estará en la División I de la NCAA fue entrevistado para la página oficial de la University of Alabama at Birmingham, mejor conocida como UAB, conversando sobre sus comienzos en el baloncesto.

“El baloncesto en Venezuela es diferente al de Estados Unidos donde juegas para tu secundaria”, dijo Hurtado. “En casa juegas para tu club, luego vas a jugar contra otros estados. Fui seleccionado para jugar para mi estado Mérida, de los más pequeños en Venezuela. Lo hicimos muy bien y fue cuando me vieron, allí es donde todo empezó.”

Eso le llevó a ser invitado a un campamento dirigido por algunos entrenadores de preparatoria en los Estados Unidos. Su mamá consiguió el dinero para llevarlo al campamento, que se llevó a cabo en otro estado. La mayoría de los jugadores participantes tenían 17, 18 o 19 años de edad. Un solo jugador fue elegido, fue Hurtado que solo tenía 14 años.

No mucho después, estaba en un avión solo. “No sabía cómo sería la vida”, dijo Hurtado. “Cuando vine a América, esperaba ver algo como se ve en las películas, como High School Musical. Pensé que sería genial.”

No aterrizó en una película o un musical, desembarcó en una pequeña escuela cristiana – Greenforest McCalep Christian Academy – en Decatur, Georgia. No era exactamente lo que él imaginaba.

“Mi salón tenía como 40 personas, toda la escuela eran como 300 alumnos”, dijo Hurtado, que estaba en octavo grado durante su primer año en la escuela. “Fue un gran ajuste, estábamos viviendo en una casa con un guardián, fue duro cocinar para mí, no sabía cocinar. Tuve que hacer sacrificios para llegar al siguiente nivel, no fue fácil “.

En la cancha el era parte de un programa muy exitoso logrando un campeonato estatal en el primer año en la escuela. El equipo llegó a la final del campeonato la temporada siguiente pero perdieron.

Al año siguiente estaba de nuevo en movimiento, esta vez aterrizó en la Escuela Sagemont en Weston, Florida.

“Cerca del 60 por ciento de la escuela eran venezolanos, porque estaba en Miami”, dijo Hurtado. “La gente de la escuela hablaba español, así que me sentí como en casa. Conocí a muchos amigos, muchos padres, que me apoyaron. Cuando llegué allí, me sorprendió, incluso los profesores hablaban español. En Atlanta, nadie hablaba español, así que necesitaba aprender inglés. “

Sin embargo, fueron las experiencias que tuvo en su primera escuela en Estados Unidos lo que le ayudó a prepararse para su segunda parada.

“Estoy definitivamente agradecido por tener la experiencia de Georgia”, dijo Hurtado. “Si no fuera por eso, no habría aprendido inglés tan rápido. Si no fuera por eso, no habría crecido tan rápido. Tuve que crecer solo, fue una gran experiencia.”

Una transformación también tuvo lugar en la cancha de baloncesto. En su país natal, Hurtado era a menudo uno de los jugadores más altos, lo que significaba que el jugaba como interno. Una vez que llegó a Georgia, sus entrenadores rápidamente notaron su capacidad para manejar el balón y encontrar al hombre abierto. Rápidamente se convirtió en un base alto, que también podía alinearse en casi todos las posiciones en el tabloncillo.

Hurtado se convirtió en un recluta de tres estrellas en la Escuela Sagemont. Las universidades de UAB, Florida State, USC, Georgia y Maryland estaban entre las escuelas que ofrecían becas, los Blazers de UAB gradualmente subieron a la cima de su lista.

“Conocí al entrenador Ehsan desde mi primer año en Georgia”, dijo Hurtado, quien conoció a Ehsan cuando el entrenador de  UAB estaba reclutando a otro compañero. “Yo tenía una buena relación con él y todavía la tengo. Sé que se preocupa por mí y por los otros jugadores. Sé que hará un gran trabajo para que todo el mundo lo haga bien y sea exitoso “.

Hurtado está comenzando su camino hacia el éxito universitario este verano. Al igual que muchos estudiantes de primer año, la transición estaba lejos de ser perfecta. Se ajustó a los entrenamientos, muchos de los cuales vienen temprano en la mañana. Se está acostumbrando al ritmo del baloncesto universitario. Él bajó algunos kilos de más. Se puso más fuerte. Empezó a tratar de ver dónde encajaba en un equipo experimentado.

En el camino, también espera ser una inspiración para los jóvenes jugadores que crecen con un sueño de baloncesto en Venezuela.

“Acabo de recibir un texto hace unas noches, de un chico de Venezuela, que me preguntó cómo podía conseguir una beca”, dijo Hurtado. “Yo estaba como, ‘Wow, tienes gente tratando de entrar en la universidad desde Venezuela.’ Antes eso no se veía mucho. Fuimos a los últimos Juegos Olímpicos, fue la primera vez en muchísimos años. Ahora, el baloncesto en Venezuela está mejorando “.

Hurtado estuvo con la selección mayor de Venezuela en  la preparación rumbo al último Suramericano, participando en juegos amistosos con la Selección B, este año está en la lista de los elegibles, aún a la espera de la confirmación si podrá viajar a España para ganarse un cupo para la próxima Americup.

Por Antonio Ruiz



Ver fuente

Relacionados

Publicado por

Jorge Hernández Fernández

Jorge Hernandez Fernandez director de Guaros de Lara BBC, recomienda articulos y noticias sobre el mundo del baloncesto a nivel mundial